FIBGAR

Noticias

La respuesta de la Justicia ante el terrorismo internacional

Manuel Miguel Vergara. Director del Departamento Jurídico de FIBGAR

Madrid, 11 de marzo de 2015. La efeméride de hoy, 11 de marzo, quedará para siempre anclada en nuestros calendarios como una jornada negra y siniestra. El mayor ataque terrorista que este país jamás ha sufrido dejó tras de sí a cientos de víctimas directas y familiares así como a una nación consternada por el profundo dolor  que siembra el terrorismo. Es un día para recordar a las víctimas, para reafirmar nuestro compromiso contra la violencia y para unirnos en un frente común contra la intolerancia y la tiranía de aquellos que desean imponer políticas e ideologías a base de bombas y disparos.

El terrorismo siempre es internacional, siempre alberga un cierto tono transfronterizo. A veces es más obvio y otras lo es menos. Pero siempre presentan elementos que atraviesan aduanas y fronteras: la nacionalidad de las víctimas o sus verdugos, los lugares en que se perpetran los ataques, las fuentes de financiación, la ideología original de la que beben o los pactos que entablan con diferentes grupos terroristas asentados en otras regiones. Tarde o temprano todos se revelan internacionales y comparten las mismas víctimas: hombres y mujeres inocentes de todo el mundo.

Es por ello que en días como el de hoy conviene percatarse de que el terrorismo, como problema global, está dejando, también ahora, una estela de dolor y damnificados lejos de Europa, con el Estado Islámico acampando a sus anchas en Irak y Siria, y en el norte de Nigeria, a manos del infame Boko Haram. Con respecto a este último, el 24 de octubre de 2014, Baltasar Garzón, Presidente de la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR) presentó una denuncia ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional contra Abubakar Shekau, como líder de Boko Haram. Dicho escrito se extendía a todos los que puedan sustituirle en la dirección de la organización terrorista y otros militantes que sean partícipes en su campaña de terror.

Boko Haram es un caso paradigmático de terrorismo internacional ya que engloba todos los elementos que antes mencionaba. Ataca a víctimas en distintos países (Nigeria, Camerún y el Chad), ha expresado públicamente su admiración y alianza con el Estado Islámico en Oriente Medio además de compartir su ideología islamista radical. Por otra parte, sus fuentes de financiación bien podrían provenir de varios individuos o empresas extorsionadas en distintos Estados.

Aumentan los ataques

El nombre de Boko Haram ya llevaba años atemorizando a los oriundos de la zona. Pero con el secuestro de casi 300 niñas en abril de 2014, saltaron a la palestra internacional con más fuerza que nunca protagonizando cabeceras en telediarios y primeras páginas en periódicos de todo el orbe. Los ataques sistemáticos que la población civil está padeciendo en esa parte del mundo, lejos de reducirse, se están multiplicando en cantidad e intensidad. Un ejemplo es que sólo en la ofensiva del 3 de enero, que supuso la destrucción de Baga, una localidad nigeriana, Boko Haram atentó contra la vida de 2.000 personas y provocó el desplazamiento de 20.000 hombres y mujeres. Esto empujó a FIBGAR a presentar dos ampliaciones a la denuncia, en noviembre y en enero de 2015 respectivamente.

Todas estas denuncias fueron recibidas por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, órgano competente para atender casos de terrorismo y delitos internacionales. A partir de entonces, se dio curso a una investigación preliminar para averiguar si se cumplen los requisitos para afirmar la jurisdicción de los tribunales españoles.  Si bien la Jurisdicción Universal fue radicalmente limitada en España a través de la Ley 1/2014 (que ahora cumple un año), desde FIBGAR se sigue alegando que existen razones para activar los instrumentos de investigación y aplicación de la justicia con el objetivo de luchar contra la impunidad derivada de estas atrocidades.

El Estado de Derecho nos otorga una herramienta que no debemos desperdiciar: la ley. Es el instrumento que víctimas, asociaciones, toda la sociedad en general, pueden utilizar para luchar contra el terror tanto dentro como fuera de nuestro país, pues todo terrorismo supera aquella idea provinciana que asegura que las víctimas se circunscriben a una sólo Estado. Del mismo modo que el terrorismo es internacional por sus fuentes de financiación, redes de alianzas y multiplicidad de regiones de actuación, sus víctimas son, no sólo de Europa, sino toda la Humanidad en su conjunto. Civiles inocentes que sufrieron un ataque indiscriminado en aras de imponer principios e ideas a base de sangre y lágrimas. Hoy es un día para recordar a esa parte de la Humanidad que viajaba en aquel tren. Pero también es una oportunidad para no olvidar a los inocentes que cada día suben a una locomotora que atraviesa las llanuras de Mesopotamia, de Nigeria y de tantas otras áreas del mundo oprimidas por el terrorismo.

[ Cerrar ]

MemorízaTe, sé parte de tu propia historia

Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestro pasado más reciente tiene muchas historias que aún desconocemos, historias que hacen parte de lo que somos y que se nos ocultaron hasta hoy. Por miedo, por vergüenza, por silencio, porque nos acostumbramos a no hablar del pasado.

MemorízaTe es una oportunidad para aportar ese trozo de memoria que cada uno tenemos, creando un relato compartido, colectivo y que nos fortalezca como pueblo.

Todos podemos colaborar con ideas, datos, fotos, archivos, comentarios y sobre todo donaciones. Vuestra participación es esencial para que todo esto pueda ser conocido, consultado y usado por todos en una plataforma online: memorizate.org

El proyecto, iniciativa de la Fundación Internacional Baltasar Garzón y la productora Maloka Media, ya tiene un gran aliado: el programa Hoy por hoy de la cadena Ser que ha puesto a disposición el número de teléfono (699 30 11 22) donde podrás depositar tu pedazo de memoria.

Finalizar la página web es un paso fundamental para la reconstrucción de nuestra memoria colectiva. ¡Necesitamos de tu aportación para hacerla realidad!