FIBGAR

Noticias

Pueblos indígenas, la muerte a tragos

Sonia Agudo Capón. Directora del departamento de Proyectos. FIBGAR

Madrid, 8 de agosto de 2017. Cuentan que Bernardo fue un gran cazador. Difícil de creer ahora que ronda los sesenta y presenta esa delgadez extrema. Sus pómulos y barbilla esbozan cierto aspecto romboide en una cara arrugada por el sol y la desdicha. A modo de corona invertida, el cabello grisáceo y apelmazado se pega por mechones a su frente sudorosa. Cuesta evitar la mirada acuosa, abatida, casi tan amarilla como los dientes que aún conserva. De cerca se perciben en sus mejillas un millar de pequeños capilares rojos que culminan en la nariz, dibujando un mapa de venas que no llevan a ningún tesoro.

Vuelvo a preguntarle cómo perdió el brazo derecho, pero sigue mirando al vacío. “Hoy ha tomado demasiado, hay que esperar a mañana” sentencia Ña Margarita. Sentado en ese tablón de madera bajo el frondoso samu’u, típico árbol del Chaco paraguayo, mantiene un porte casi altivo. Su brazo izquierdo siempre aferrado a esa lanza de madera que ya no usa en tierra firme sino en el agua. Los días que no bebe, o bebe menos, es un pescador excepcional. El mejor de la comunidad. Tras su accidente, lejos de convertirse en una carga para el resto, encontró la forma de seguir abasteciendo a las familias de alimento. Unos días antes lo demostró en el riacho: descalzo, con el muñón asomando por la camisa remangada y el agua por las rodillas, iba tanteando el fondo con tranquilidad. Con una agilidad tan sorprendente como inesperada clavó su lanza en el fangoso fondo y sacó ensartado un sinuoso mbusu (anguila). El cazador diestro convertido en pescador zurdo. Una historia de superación sólo corrompida por un veneno infalible: el alcohol.

Bernardo, como la mayoría de los miembros de su familia, trabajaba para un “hombre blanco” en una estancia que explotaba las tierras ancestrales de su comunidad. Tenía buenos reflejos y mucha fuerza, por lo que le encomendaron la tarea de atrapar vacas salvajes para aumentar el ganado. Como a casi todos, se le pagaba por su trabajo en especies. En vez de recibir contraprestación económica con la que tener solvencia y poder costear sus necesidades, obtenían productos de primera necesidad: principalmente ropa y comida. Para forzar aún más esta relación de absoluta dependencia, a muchos de ellos se les pagaba con alcohol. Garantizando esta adicción, los estancieros se aseguraban una mano de obra tan barata como sumisa.

Tradicionalmente la comunidad de Bernardo nunca había tenido contacto con la caña, un destilado de unos 45 grados a base de azúcar. En determinadas celebraciones y de forma excepcional consumían la savia fermentada del karanda'y (tipo de palmera), por lo que los efectos de este fuerte destilado industrial llegan a ser devastadores para sus organismos. Prueba de ello es lo que le ocurrió al cazador: a los 27 años se le enredó a la altura del codo derecho la lazada con la que atrapaba las reses en libertad. Cuando el animal se echó a correr le arrancó el brazo de cuajo. Bernardo fue despedido inmediatamente. Ya no recibió más caña por parte de los estancieros, pero su cuerpo seguía necesitándola incluso más que antes.

El pago en especies con alcohol no es una excepción, sino un hecho generalizado que se da en otros muchos lugares del mundo entre los pueblos indígenas, con algunas excepciones como los pertenecientes al Islam, que por razones religiosas no lo consumen. Bernardo y su comunidad pertenecen al corazón de Sudamérica, pero existen innumerables casos entre los indios americanos, particularmente en el norte, tanto en Estados Unidos como en Canadá. El patrón de alcoholismo es el mismo, sólo cambia el paisaje alrededor del planeta: los mazahuas en el Estado de México, los pigmeos en Camerún, los samis en Noruega o los moken de Birmania.

Se ha comprobado que en el caso de los indígenas la ingesta alcohol provoca intoxicaciones especialmente agresivas debido a una incapacidad genética para metabolizarlo. Las consecuencias si bien son graves problemas de salud pública en los núcleos urbanos, lo son más en regiones rurales e indígenas que no cuentan con acceso a servicios de salud y otros recursos. Su dignidad como pueblo queda dañada irreversiblemente y es un camino sin retorno, pues tras la llegada del alcohol nunca logran recuperarse. El alcohol es el principal causante de los casos de violencia intrafamiliar, violencia sexual, suicidios, homicidios, accidentes de trabajo, deudas, pérdidas económicas y todo tipo de situaciones que podrían, si no eliminarse completamente, al menos reducirse y prevenirse.

El 9 de Agosto se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Este año es de particular importancia, ya que es el Décimo Aniversario de la Adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI). La principal meta es el fortalecimiento de la cooperación internacional para la solución de los problemas con los que se enfrentan los pueblos indígenas en esferas tales como los derechos humanos, el medio ambiente, el desarrollo, la educación y la salud. En la actualidad, la Declaración es el instrumento internacional más completo que existe, donde se establece un marco universal de normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas. Sin embargo, tal y como reconoce Naciones Unidas en un informe reciente, la población indígena continúa haciendo frente a la exclusión, la marginación, la extrema vulnerabilidad e innumerables dificultades para disfrutar de sus derechos básicos.

Un ejemplo de ello es la ignorada lacra del alcoholismo. Es urgente realizar más investigaciones sobre el patrón de consumo en zonas indígenas y sus repercusiones en los ámbitos individual, familiar, social y laboral, que permitan por un lado diseñar estrategias para atender a la población ya afectada y por el otro programa para prevenir que el mal siga creciendo.

Pero el consumo de alcohol, igual que Bernardo, continúa su tambaleante camino a donde ni él sabe. Ocasionando fragilidad en las comunidades, favoreciendo los trastornos mentales, el suicidio y la violencia. Miro de nuevo las hojas del frondoso samu’u y pienso en la insultante coincidencia, o no, de que al árbol se le conozca como “palo borracho” debido a su curiosa forma de botella. Hasta en el alcoholismo los indígenas son los grandes olvidados de este mundo.

[ Cerrar ]

MemorízaTe, sé parte de tu propia historia

Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestro pasado más reciente tiene muchas historias que aún desconocemos, historias que hacen parte de lo que somos y que se nos ocultaron hasta hoy. Por miedo, por vergüenza, por silencio, porque nos acostumbramos a no hablar del pasado.

MemorízaTe es una oportunidad para aportar ese trozo de memoria que cada uno tenemos, creando un relato compartido, colectivo y que nos fortalezca como pueblo.

Todos podemos colaborar con ideas, datos, fotos, archivos, comentarios y sobre todo donaciones. Vuestra participación es esencial para que todo esto pueda ser conocido, consultado y usado por todos en una plataforma online: memorizate.org

El proyecto, iniciativa de la Fundación Internacional Baltasar Garzón y la productora Maloka Media, ya tiene un gran aliado: el programa Hoy por hoy de la cadena Ser que ha puesto a disposición el número de teléfono (699 30 11 22) donde podrás depositar tu pedazo de memoria.

Finalizar la página web es un paso fundamental para la reconstrucción de nuestra memoria colectiva. ¡Necesitamos de tu aportación para hacerla realidad!