FIBGAR

Noticias

Las mujeres, esas supervivientes natas

Andrea Rullán. Periodista especialista en DDHH y voluntaria en FIBGAR.

Madrid, 28 de diciembre de 2014. Hoy, hace diez años que entró en vigor la Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género.  Una década de esfuerzos legales por visibilizar la violencia verbal, sexual, económica y física que existe dentro del hogar y los prejuicios a los que se tienen que enfrentar las mujeres, víctimas de la violencia machista y protagonistas de situaciones traumáticas.  

Diez años en los que se ha avanzado mucho, pero que también han servido para evidenciar una realidad que aún parece lejos de difuminarse en el tiempo. En esta década, 762 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas, 50 de ellas en este año que termina, según los datos del Ministerio de Sanidad.

Sin embargo, las cifras varían si echamos un vistazo a los datos ofrecidos por Feminicidio.net, que elevan los datos de víctimas hasta las 100 mujeres en los últimos doce meses. La Ley no encuadra los asesinatos ejercidos por varones sobre mujeres, ajenos a cualquier tipo de relaciones afectivas.

“En ambas listas está implícito el machismo y el abuso de poder del hombre sobre la mujer por una cuestión no solo física sino también arraigada en el modelo patriarcal en el que nos movemos”, declara en una entrevista con Fibgar Francisco R. Ferrer, educador social, experto en intervención con mujeres víctimas de violencia de género y perito judicial en los aspectos legales, jurídicos, psicopatológicos y forenses de la violencia de género e intrafamiliar.

Las conquistas alcanzadas

Pese a que las cifras no resultan alentadoras, los educadores destacan las conquistas alcanzadas en legislación en estos últimos diez años. “Se han creado juzgados específicos que han mejorado notablemente la atención primaria a mujeres que padecen esta violencia y se ha formado a jueces, fiscales, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, servicios sociales, etc…

Las víctimas están dotadas de herramientas que les ayudan a superar la dependencia de sus agresores, ofreciendo ayudas a nivel laboral, legal y social, para que puedan acceder a pisos de alquiler social o de protección oficial”.

Alcanzar un cambio en la mentalidad ha sido la más ardua de las conquistas y el compromiso de los hombres debe ser constante y efectivo. “Esta lucha debe ser igualitaria, debemos corregir chistes machistas, comentarios despectivos que están bien vistos o el lenguaje no inclusivo”, destaca el experto.

Y es que en España los discursos machistas están implantados con naturalidad. “Cuando se dice que sólo se protege a las mujeres, o que es una ley contra los hombres, lo primero que detecto es un desconocimiento absoluto sobre el porqué de esta ley y la reflexión que hago es que el machismo está profundamente arraigado en nuestra sociedad y de alguna manera se rebela contra todo lo que trata de desmontarlo”, señala el educador.

El reciente informe Andalucía Detecta, del Instituto Andaluz de la Mujer, que declara que el 50% de los adolescentes andaluces creen que la mujer puede aguantar la violencia de género, es el principal ejemplo de cómo, pese a los avances en materia de igualdad y legislación, la percepción social continúa arraigada en el patriarcado más arcaico. “Hay que reactivar el aspecto educativo de esta ley. Es fundamental educar en igualdad y dar a entender desde casa y en la escuela a las niñas y niños que todos somos iguales.” 

Los retos en la violencia de género

El camino es largo, viene de lejos y aún queda mucho por recorrer. Las lagunas que ofrece esta ley, que no contempla la violencia sexual ni económica como violencia de género, ni el acoso en redes sociales o en el espacio laboral y la urgente necesidad de regenerar algunas instituciones son sólo algunos de los pasos que deben afrontarse desde las Administraciones.  

[ Cerrar ]

MemorízaTe, sé parte de tu propia historia

Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestro pasado más reciente tiene muchas historias que aún desconocemos, historias que hacen parte de lo que somos y que se nos ocultaron hasta hoy. Por miedo, por vergüenza, por silencio, porque nos acostumbramos a no hablar del pasado.

MemorízaTe es una oportunidad para aportar ese trozo de memoria que cada uno tenemos, creando un relato compartido, colectivo y que nos fortalezca como pueblo.

Todos podemos colaborar con ideas, datos, fotos, archivos, comentarios y sobre todo donaciones. Vuestra participación es esencial para que todo esto pueda ser conocido, consultado y usado por todos en una plataforma online: memorizate.org

El proyecto, iniciativa de la Fundación Internacional Baltasar Garzón y la productora Maloka Media, ya tiene un gran aliado: el programa Hoy por hoy de la cadena Ser que ha puesto a disposición el número de teléfono (699 30 11 22) donde podrás depositar tu pedazo de memoria.

Finalizar la página web es un paso fundamental para la reconstrucción de nuestra memoria colectiva. ¡Necesitamos de tu aportación para hacerla realidad!