FIBGAR

Noticias

La memoria silenciada

Sheila Vélez. Periodista. Responsable del Área de Memoria Democrática.  FIBGAR

Madrid, 5 de diciembre de 2014. Hace un par de días leía en la prensa que en Berlín se debatía sobre nuestra memoria. Bajo el título Silenciar o recordar, un auditorio esencialmente alemán abordaba las diferencias entre España y Alemania a la hora de enfrentar los crímenes ocurridos durante nuestras recientes dictaduras. Desde la perspectiva alemana, decía el artículo, existe en España un gran déficit hacia la superación de nuestro pasado.

La publicación coincidía con un encuentro entre FIBGAR y la Fundación alemana Elisabeth Kasemann para hablar, precisamente, del modo en que nuestras sociedades hacen memoria de su historia. Conversamos sobre la responsabilidad colectiva de reparar a las víctimas de graves abusos y la construcción de una democracia asentada en los principios de verdad y justicia. Al trazar paralelismos encontrábamos abismos. Nuestra compañera alemana no alcanzaba a comprender que los crímenes ocurridos durante la guerra civil y el franquismo no fueran tema de estudio en los centros educativos de nuestro país. Le ofrecimos un dato obtenido de los talleres Jóvenes y Derechos Humanos: Conociendo Nuestra Historia que FIBGAR ha impartido en 15 institutos de la Comunidad de Madrid. De los 900 alumnos que participaron, el 91% consideraba que es esencial saber sobre nuestra historia personal y colectiva, a la par que reconocían desconocerla.

Durante uno de los trabajos en grupo con los estudiantes, resultó muy interesante ver las respuestas cuando se les presentó una vivencia personal que ejemplificaba la vulneración de un derecho fundamental, como el derecho a la educación de las mujeres o la libertad de expresión. Se les pidió que identificaran en qué lugar y momento podría haberse dado esa situación. La gran mayoría apuntaba a lugares remotos y siglos pasados, mientras descubrían con sorpresa que esas situaciones se habían dado en su propio país y no ha mucho tiempo atrás.

Nuestra sociedad vive instalada en una cultura de la desmemoria que pesa como una losa. Las nuevas generaciones sufrimos lo que el historiador hispano-alemán, Carlos Collado Seidel, llama "el silencio consensuado", fruto de una transición vendida y revendida como un "olvidar para hacer frente al futuro", o un "hacer lo que teníamos que hacer por el bien común". Pero ese miedo impuesto en un comienzo y la posterior aceptación del silencio por parte de todos nos ha traído más desgracias que beneficios. La ocultación, el rencor, el discurso de los bandos, de izquierdas y de derechas, una sociedad dividida llena de heridas por cerrar e incapaz de hacer realmente lo que tiene que hacer… Todo esto ha venido de la mano del "silencio consensuado".

Tenemos la obligación como sociedad de que este silencio no se enquiste y nos siga doliendo. 150.000 desaparecidos es un número insoportable para cualquier sociedad que se dice democrática. No seríamos los primeros ni los últimos que exigiendo nuestro derecho a saber, individual y colectivo, pidamos higienizar nuestra memoria, mirar de frente a nuestro pasado y reparar nuestro presente. Argentina, Chile, Guatemala, Colombia, son solo algunos ejemplos envidiables.

Cada día, desde FIBGAR trabajamos en la educación y en la cultura de la memoria como agente de cambio y garantía de no repetición. Resulta esperanzador ver a esas chicas y chicos de 16 o 17 años pensar en otros términos, acercando nuestro pasado para hacerlo presente y despojando el asunto de toda ideología para darle el marco que le es propio: los Derechos Humanos. 

[ Cerrar ]

MemorízaTe, sé parte de tu propia historia

Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestro pasado más reciente tiene muchas historias que aún desconocemos, historias que hacen parte de lo que somos y que se nos ocultaron hasta hoy. Por miedo, por vergüenza, por silencio, porque nos acostumbramos a no hablar del pasado.

MemorízaTe es una oportunidad para aportar ese trozo de memoria que cada uno tenemos, creando un relato compartido, colectivo y que nos fortalezca como pueblo.

Todos podemos colaborar con ideas, datos, fotos, archivos, comentarios y sobre todo donaciones. Vuestra participación es esencial para que todo esto pueda ser conocido, consultado y usado por todos en una plataforma online: memorizate.org

El proyecto, iniciativa de la Fundación Internacional Baltasar Garzón y la productora Maloka Media, ya tiene un gran aliado: el programa Hoy por hoy de la cadena Ser que ha puesto a disposición el número de teléfono (699 30 11 22) donde podrás depositar tu pedazo de memoria.

Finalizar la página web es un paso fundamental para la reconstrucción de nuestra memoria colectiva. ¡Necesitamos de tu aportación para hacerla realidad!