FIBGAR

Noticias

La Jurisdicción Universal llega al Grupo Africano de Justicia y Rendición de Cuentas

Manuel Miguel Vergara Céspedes. Director del Departamento Legal de FIBGAR

Arusha, 24 de octubre de 2016. El Grupo Africano para la Justicia y Rendición de Cuentas (AGJA) se reunió por segunda vez desde su creación en el simposio internacional bianual que tuvo lugar el 18 y 19 de octubre en Arusha, Tanzania.

Se trata de de una interesante iniciativa de la Fundación Wayamo que aglutina a prominentes representantes africanos de reconocido prestigio por su lucha por la justicia penal internacional, los derechos humanos y el estado de derecho. Entre ellos cabe destacar a Navi Pillay (ex Alta Comisionada de los DDHH de la ONU), Catherine Samba-Panza (ex presidenta interina de la República Centroafricana), Athaliah Molokomme (Fiscal General de Botsuana), Hassan Bubacar Jallow y Richard Goldstone (ambos ex fiscales del Tribunal Penal Internacional para Ruanda) o Mohamed Chande Othman (Presidente de la Corte Suprema de Tanzania), entre otros. El objeto de este grupo es acercar la justicia penal internacional a África en promoción de los derechos humanos y el buen entendimiento con los mecanismos internacionales de justicia.

Para su segundo evento, Wayamo quiso contar con un panel especializado en jurisdicción universal, una temática nunca introducida en sus eventos anteriores. Para ello quisieron contar con la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIBGAR) y es así como tuve la oportunidad de dirigirme a un público altamente cualificado para abordar juntos algunas críticas y presunciones comúnmente repetidas en contra de la jurisdicción universal.

No cabe duda de que la jurisdicción universal es una herramienta incómoda para algunos mandatarios africanos que temen que sus nacionales víctimas de delitos internacionales busquen fuera de casa la justicia que no encuentran en su propio país. Dichas preocupaciones se han filtrado en una sucesión de declaraciones de la Asamblea de la Unión Africana que se traducen en críticas, a veces, poco fundadas. Algunas de ellas son la presunta naturaleza neocolonial de la jurisdicción universal; la vocación de Estados “fuertes” para utilizarla en el sometimiento de naciones “débiles”; o su supuesto uso abusivo y selectivo.

Con una revisión de algunos casos paradigmáticos abiertos en España, Bélgica, Argentina, Senegal o Israel intenté desmontar cada uno de esos mitos. El final de la ponencia abordé el futuro de la jurisdicción universal. Desde FIBGAR consideramos que el porvenir de la jurisdicción universal, al contrario de lo que muchos piensan, es prometedor precisamente en Latinoamérica y África por la proliferación de procesos de esta naturaleza. En efecto, este grupo africano puede convertirse en un valioso puente que ayude a acercar y entender los valores de la jurisdicción universal en el continente.

El seminario de dos días en el que participaron expertos de primera categoría termino con una declaración pública del Grupo Africano de Justicia y Rendición de Cuentas en que se expresaba la preocupación que despierta el decreto presidencial que emitió Burundi el pasado 18 de octubre para iniciar su proceso de denuncia y abandono del Estatuto de Roma y por tanto de la Corte Penal Internacional. Las conclusiones buscan dejar de lado en típico pesimismo para valorar todo lo conseguido en los últimos años y teniendo en cuenta la juventud del derecho penal internacional, y especialmente, de la CPI. Por delante quedan muchos obstáculos y dificultades, pero con el tesón de las víctimas y el esfuerzo de organizaciones y expertos como los presentes en el seminario conseguirán reducir cada vez más la brecha de la impunidad.

[ Cerrar ]

MemorízaTe, sé parte de tu propia historia

Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestro pasado más reciente tiene muchas historias que aún desconocemos, historias que hacen parte de lo que somos y que se nos ocultaron hasta hoy. Por miedo, por vergüenza, por silencio, porque nos acostumbramos a no hablar del pasado.

MemorízaTe es una oportunidad para aportar ese trozo de memoria que cada uno tenemos, creando un relato compartido, colectivo y que nos fortalezca como pueblo.

Todos podemos colaborar con ideas, datos, fotos, archivos, comentarios y sobre todo donaciones. Vuestra participación es esencial para que todo esto pueda ser conocido, consultado y usado por todos en una plataforma online: memorizate.org

El proyecto, iniciativa de la Fundación Internacional Baltasar Garzón y la productora Maloka Media, ya tiene un gran aliado: el programa Hoy por hoy de la cadena Ser que ha puesto a disposición el número de teléfono (699 30 11 22) donde podrás depositar tu pedazo de memoria.

Finalizar la página web es un paso fundamental para la reconstrucción de nuestra memoria colectiva. ¡Necesitamos de tu aportación para hacerla realidad!